El Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo


El Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo, que se celebra anualmente el 28 de abril, promueve la prevención de los accidentes y las enfermedades profesionales en todo el mundo. Para este año, la OIT propone para el Día Mundial de la Seguridad y la Salud en el Trabajo potenciar el diálogo social hacia una cultura de la seguridad y la salud.

El 28 de abril es el día en el que el movimiento sindical mundial celebra su Jornada Internacional de Conmemoración de los Trabajadores Fallecidos y Lesionados, para así honrar la memoria de las víctimas de accidentes de trabajo y enfermedades profesionales, y se organizan con este motivo movilizaciones y campañas en todo el mundo.

Coinciden todos los profesionales de la salud ocupacional en la importancia de la promoción de una cultura de prevención, desarrollo de la seguridad y salud ocupacional como instrumento necesario más no suficiente para reducir el número de muertes y lesiones relacionadas con el trabajo.

Teniendo esto un carácter tripartito, cada parte juega un papel único en alcanzar el objetivo de desarrollar una política y un programa nacional con un sistema de inspección para hacer cumplir la legislación y política de seguridad y salud en el trabajo. Podríamos simplificarlo, nunca abarcarlo, de esta manera:

  • Los gobiernos han de proporcionar la infraestructura (leyes y servicios) necesaria para garantizar que los trabajadores sigan siendo empleados y que las empresas prosperen.

  • Los empleadores, garantizar que el entorno de trabajo sea seguro y saludable.

  • Los trabajadores, la responsabilidad de trabajar de manera segura, protegerse y no poner en peligro a otros, conocer sus derechos y participar en la implementación de medidas preventivas.

Esto ha sido clave para superar la pandemia y re-iniciar actividades productoras de bienes y servicios. La pandemia de COVID 19 ha mostrado la necesidad de la implementación de los Sistemas de Gestión de Salud y Seguridad en el Trabajo (SGSST) en donde el trabajo en equipo y la mejora contínua ayuda a prevenir enfermedades y accidentes profesionales en todas las actividades económicas.

Los riesgos del trabajo nuevos y emergentes pueden ser provocados por la innovación técnica o por el cambio social u organizativo, de tal suerte que las nuevas tecnologías y procesos de producción (nanotecnología o la biotecnología), mayores cargas e intensidad de trabajo, recortes de planilla, malas condiciones asociadas con la migración por motivos de trabajo, trabajos en la economía informal y nuevas formas de empleo (independiente, la subcontratación) vienen acompañadas de nuevas enfermedades profesionales y por tanto de nuevos retos en algunas disciplinas como la ergonomía y las ciencias psicosociales.



Publicaciones Relacionadas